David Bowie: tercera parte

Si te has perdido la primera y la segunda parte de la biografía de David Bowie pincha aquí: primera parte y segunda parte.

Bowie canta con Bing Crosby en un show navideño los temas “Little Boy Drummer” y “Peace On Earth”, apoya de nuevo a Iggy Pop, esta vez en “Lust For Life” , hace jams con Marc Bolan y produce a DEVO.

En el 78 aparece el mencionado directo y David aporta el tema “David Bowie´s Revolu-tionary Song” al film Just a Gigolo (en el que actúa). Además, colabora en una grabación, como narrador, del clásico de Prokofiev “Pedro y el Lobo”, junto a la orquesta de Eugene Ormandy.
La primavera de 1979 aparece el último trabajo de la trilogía, bajo el título de “Lodger” (de nuevo, él mismo en portada, está vez algo malparado, simbolizando, quizás a un mártir moderno). Recupera una tónica más accesible (“Boys Keep Swingwing” o “Look Back In Anger”). Esta vez es Adrian Belew quién aporta su versátil guitarra (no será la última colaboración entre ambos). Bowie, siempre a la vanguardia, permanece ajeno en este trabajo a la new wave de aquel momento. “D.J.” parece un canto profético (viendo la relevancia de estos ¿músicos? hoy día).

En 1980 llega el canto del cisne de David, su LP “Scary Monsters”. Quizás su mejor trabajo. Bowie juega con muchos ases y no pierde: Imaginación desbordante, histrionismo, novísimos patrones rítmicos, músicos de altísimo nivel, letras originales, invitados estelares (Robert Fripp y Pete Townshend), nuevas y brillantes ideas y mucha vitalidad. El resultado es mágico. “It´s no Game Nº1” abre el disco, con recitado en japonés incluido. Golosinas pop como “Up The Hill Backwards” o la irresistible “Fashion”. El personaje del Mayor Tom (ahora un drogadicto) reaparece en la maravillosa y conmovedora “Ashes to Ashes”,que es el punto álgido del disco (atención a su base rítmica) . La canción estuvo respaldada por un vídeo clip muy original

david bowie

david bowie

Ni el punk, ni el reinante progresivo, ni el hard rock le arrebataron su trono a David en todos esos años. Con el listón altísimo termina Bowie su etapa dorada, los `70. Un listón que no volverá a alcanzar (hasta el día de hoy al menos). Si los años 70 fueron suyos, ni la década de los 80 ni los 90 lo serán. Trabajos de calidad se alternarán con obras prescindibles.

Bowie empieza la década de los años 80 entregado a la interpretación (cine y teatro).

En 1981 colabora con Freddie Mercury en el tema “Under Pressure”, que aparece en el disco de Queen “Hot & Space”. El entendimiento entre ambos fue perfecto y el single salvo el disco más flojo de Queen. Hasta 1983 no aparece su siguiente trabajo discográfico: “Let´s Dance”. Bowie rompe con el pasado por partida doble: En su música y cambiando de discográfica (siendo EMI la elegida para sustituir a RCA). Su prolongada ausencia en el ámbito musical (ni discos ni giras en tres años) crea una enorme expectación ante su nuevo producto y su nueva gira (“Serious Moonlight Tour”). El album es muy desigual, la capacidad creativa de David está resentida.

Atrás quedaba su exquisito eclecticismo, sus ansias experimentales y su oscurantismo berlines. El nuevo Bowie viste como un crooner dandy y hace música de baile. Los temas destacables del LP son “Let´s Dance” (con Stevie Ray Vaughan a la guitarra), “Modern love” y “Cat People”. La gira es un éxito y se editarán posteriormente dos videos (“Ricochet” y “Serious Moonlight Live”).
1984 es un mal año para David, lanza el peor disco de su carrera: “Tonight”, del que el mismo Bowie se avergonzó años después. Consciente de su mediocridad, decide no realizar gira para el disco. Iggy Pop le cedió algunos temas, a los que Bowie dio un erróneo aire reggae. Ni su dueto con Tina Turner en el corte que daba título al disco lo salvaba.

En 1985 aparece en el festival Live Aid y graba un single benéfico con Mick Jagger (juntos realizan una acertada versión del “Dancing In The Streets” de Martha Reeves & The Vandellas). También graba para una banda sonora “This Is Not America”, junto a Pat Metheny.
Continua trabajando en el cine y componiendo -mediocres- bandas sonoras como “Laberynth” y “Absolute Beginners”.

En 1987 decide intentarlo de nuevo, pero su propuesta, el disco “Never Let Me Down”, es algo mejor que su obra anterior, pero también es inconsistente (se salva poco, “Day In Day Out”). Contrata los servicios de Peter Frampton e inicia la gira mundial (recogida en dos videos) “Glass Spider Tour”, en la que conoce al guitarrista Reeves Gabrels, con quien forma el grupo Tin Machine, que debuta en el 89 con “Tin Machine”, un disco muy aceptable de rock duro (con los hermanos Sales, viejos mercenarios de Todd Rundgrend, al cargo de la base rítmica). Bowie recupera su dignidad musical, permanece en este combo hasta 1992 (publican “Tin Machine II” (algo inferior al I) y el directo “Oy Vey Baby”).

A finales del 89 aparece la caja recopilatoria (con material inédito) “Sound + Vision”, y aprovechando su éxito Bowie se embarca en el “Sound + Vision Tour”, basado en sus grandes hits (el público podía votar el repertorio antes de los con-ciertos). Se produce un revival de sus discos clásicos (que son reeditados en 1990, añadiéndoles temas extras e inéditos y nuevas fotografías).

En los 90 David se reinventa una vez más, rehusa su etapa 80`s y vuelve a experimentar en su siguiente trabajo: “Black Tie, White Noise” (1993). Recluta a Gabrels y recupera a Mike Garson (ya quedan fijos en la banda). “Jump They Say” o “Miracle Goodnight” demuestran que David aún puede dar guerra. También del 93 es su banda sonora para “The Buddha Of Suburbia” y el video recopilatorio “Bowie The Video Collection”. Aparece el CD ROM “Jump” (Bowie enseguida comulga con las últimas tecnologías).

En su boda con Iman coincide con Eno y deciden volver a trabajar juntos. Idean una nueva trilogía, cuya primera parte, “1. Outside” aparece en 1995. El álbum refleja las cadencias de fin de siglo. El David más moderno de nuevo en la vanguardia mezclando jazz, jungle, rock y tecno. Textos tristes e intelectuales. Nuevos personajes de la galería Bowie: El detective Adler o el drogadicto Leon Black. El tema “ I´m Deranged” aparece en el film “Lost Highway” de David Lynch. Aparece en el mercado un CD ROM (“Outside”) .

En lugar del segundo paso de la citada trilogía (que iba a llamarse “2. Contamined”), aparece en 1997 el brillante “Earthling”. El CD constata el perfecto equilibrio entre tecnología y calidad que encuentra Bowie. Energía y creatividad desbordante en “Little Wonder” o “Looking For Satellites” (con larguísimo y trepidante sólo de guitarra de Gabrels). Música compacta y arriesgada (I´m Afraid Of Americans”).

Bowie vuelve a estar de moda y las nuevas generaciones de rockeros reconocen su influencia y le rinden tributo. NIN (de su amigo Trent Reznor) le telonean. En el concierto del día de su 50 cumpleaños le acompañan Robert Smith, Billy Corgan y Lou Reed , entre otros.
Phillip Glass revisa orquestalmente temas como “Heroes”.
¡Bowie cotiza en la bolsa! (oferta la compra de obligaciones sobre sus canciones).

En el 99 aparece “Hours”, album muy melódico que rememora al viejo Bowie en sus distintas etapas (“What´s Really Happening?”, con letra de un cibernauta que ganó un concurso para poner letra a uno de los temas del álbum, recuerda los tiempos de “Scary Monsters”). La emoción se reinstala en su música (“Something In The Air”, “The Dreamers”). Se lanza otro CD ROM (“Omikron”).

El gobierno francés le otorga la Cruz de Honor de las Artes y las Letras.

En el 2000 se lanza el doble CD “Bowie At The Beeb”, con material grabado en dicha cadena televisiva entre 1968-1972. Es muy recomendable porque permite escuchar tomas en directo de sus primeros singles y de temas de su primer disco nunca registradas en vivo. Además, se acompañó -en edición limitada- el CD con otro que recoge la actuación que sólo unos pocos privilegiados pudieron ver el 27 de junio del 2000 en el BBC Radio Theatre (que recoge temas recientes y clásicos).

El penúltimo trabajo en estudio de David es “Heathen” (2002). Tony Visconty vuelve a producir. Bowie se perfila como el gran interprete vocal que es. Enlaza su sonido más clásico con sus inquietudes más vanguardistas. Cuenta con la colaboración de Pete Townshend en “Slow Burn” (con coros y sección de viento). También le ayuda Jordan Rudess (teclista de Dream Theatre y Liquid Tension Experiment). El CD incluye versiones como el “I´ve Been Waiting For You” de Neil Young y el “Cactus “ de Pixies. Se editaron algunos miles de copias en formato disco de vinilo. La exitosa gira de apoyo del disco le ha devuelto a la máxima actualidad.

El siguiente lanzamiento es el concierto recuperado (en formato CD) “Ziggy stardust And The Spiders From Mars”.

En 2003 apareció su, hasta ahora, último disco: “Reality”, que está producido por Tony Visconti. Son 11 cortes, nueve propios y dos versiones: “Pablo Picasso” de Jonathan Richman y ”Try Some, Buy Some” de George Harrison. El disco suena contundente y fresco. Recupera sonoridades de “Scary Monsters” (“New Killer Star”). “Bring Me The Disco King” (cedida al film “Underground”) es el tema menos duro y tocan John Frusciante y Mike Garson regresa al piano.
Bowie va a participar este año en una nueva edición del festival Isle of Wight. Esperamos que continue dándonos alegrías muchos años más.

Para realizar este artículo, he tenido la ayuda de un amigo que ama la música. Este es Daniel de Hipotecas Prestamistas.

1 respuesta

  1. Daniel 14 julio, 2014

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *